Hello

Prometí que cuando llegase a los 10.000 followers en IG (es un señor número. Happy, happy birthday to me!) escribiría mi primer post hablando un poco sobre mí y a lo que me dedico, y aquí estoy delante de la pantalla con todo pensado y nada a la vez.

Empezaré por mi nombre que no es poco. Me llamo Virginia, pero todos me llaman Vicky y mi nombre profesional es Vickowski, un poco lío sí, pero el destino lo quiso así. Creo que Vicky está bien o Uve… Uve suena bien, me gusta, ¿os gusta? Uve también fue un nombre que utilicé cuando cantaba en un grupo de rock, pero eso fue en otra vida a lo mejor algún día lo cuento ;). Vicky está bien.

Vivo en el mismo barrio desde hace 31 primaveras, un barrio madrileño que me tiene más enamorada cada día que pasa. He vivido temporadas fuera de España, un tiempo en Inglaterra y otro en Francia, pero luego volví. Sentía que tenía que hacer otras cosas, que mi aprendizaje no había terminado, estaba desubicada así que regresé a mi querida Madrid.

Justo antes de marcharme a Francia acababa de terminar de estudiar Biología en la Universidad Autónoma de Madrid porque se me daba bien, porque mi hermana mediana estaba cursándola y porque me sonaba bien el llegar a decir un día “soy bióloga”. Pero si os digo la verdad, a lo largo de mi vida creo que he querido ser de todo: gimnasta, arquitecta, informática, científica, veterinaria, médico, artista…Según el momento, las condiciones externas, lo que me llamaba la atención y me empezaba a gustar o veía que se me daba medianamente bien, cambiaba de parecer. Es gracioso, pero me ha traído muchos quebraderos de cabeza.

Cuando empecé la carrera, hasta tercero que apareció la Genética como asignatura, no sabía qué quería hacer (biología tiene muchas ramas). El resto de los años hasta que terminé me cogí todas las optativas de la rama de Genética porque me encantó, la verdad, me fascinaba. Cuando terminé estuve un tiempo de becaria en el dpto. de Genética y fue ahí cuando me di cuenta de que trabajar de lo que había estudiado era completamente diferente. Me dormía de aburrimiento en el laboratorio. Los proyectos de investigación son largos y tediosos aunque de resultados exquisitos,  pero la paciencia y yo siempre hemos estado reñidas y en ese momento no me apetecía estar miles de horas en un laboratorio repitiendo las mismas pruebas y los mismos procesos día tras día para obtener un resultado.

Me fui a Francia sin saber francés y con un amigo que luego resultó no serlo. Allí me costó, pero encontré trabajo en un restaurante y acabé hablando francés hostelero. Al año regresé a España. Ya había tenido gabacho para tiempo… y fue cuando decidí hacer lo que realmente me gustase (aunque no sabía muy bien que era). Tenía que ser algo artístico, algo con lo que me pudiera expresar sin necesidad de hablar, algo donde se utilizasen los colores y me enseñaran a dibujar, algo manual y creativo. Miré muchas opciones, una amiga que es profe de dibujo me trajo información de los FPs que ofertaba la comunidad de Madrid y cuando vi “Diseño de Joyería Artística” pensé “WTF! ¿ESTO EXISTE DE VERDAD?”

Así que no me lo pensé dos veces. Me preparé la prueba de acceso, junto con la prueba de acceso a Ilustración, por si no me admitían😛 Me compré el Gombrich y me lo estudié de la primera a la última página. Me encantó. Fui al examen y no sólo aprobé sino que saqué la segunda mejor nota. Pude elegir grupo y como siempre he sido de tarde pues a la tarde que me fui. Ese año, lo juro, ha sido el que más me he reído de toda mi vida: qué risa en clase, qué risa de compañeros y qué felicidad darte cuenta de que con 28 tacos estás haciendo lo que te gusta.

Y así fue, en modo «megaresumen», como llegué casi por accidente al mundo del diseño y la elaboración de joyas.

Realicé las prácticas de empresa en Helena Rohner y tuve la suerte de quedarme un año más trabajando y aprendiendo allí. Durante ese periodo de tiempo conocí a la persona junto con la que comencé el proyecto “Glassic”. Pusimos toda la carne en el asador y estábamos muy ilusionados porque todo iba viento en popa. Glassic no sólo iba a ser una marca más de joyas, iba a ser un concepto innovador de diseño con ingredientes distintos y diseños frescos cargados de color, energía, positividad, alegría y diversión, todo eso mezclado con la calidad de los materiales que queríamos usar. A mí me parecía una bomba, estaba muy ilusionada. A lo mejor era una ingenua, pero era feliz pensando que iba a salir bien y que era un proyecto sólido. El caso es que me quede sola con Glassic. Por cosas que tiene la vida mi compañero no pudo continuar con el proyecto y decidí llevarlo sola.

Llevar Glassic sola es algo complicado ya que este proyecto estaba pensado para vender a tiendas, no iba ser una tienda online sin más, íbamos a buscar clientes y a hacer grandes pedidos porque formábamos un buen equipo, estábamos cualificados y teníamos medios pero sola es más complicado pero no imposible.

Así que aquí os presento mi gran proyecto: Glassic

El nombre viene de la fusión de Glass+silver+classic. Las joyas más representativas están realizadas en plata (en inglés silver), cristal de murano de colores (glass) y los colores que siempre van a permanecer colección tras colección son los clásicos (de ahí classic): rojo, negro y blanco.

Son piezas inspiradas en la geometría y en la simplicidad de la forma, pensadas para personas amantes de la moda y las tendencias, divertidas, que disfruten luciendo piezas llamativas cargadas de belleza y simbolismo. Glassic no es sólo una marca de joyería, con Glassic quiero transmitir ganas de vivir, alegría, diversión, belleza, amor… No sé, como una explosión de positividad. Es mi forma de expresión y quiero compartirlo con vosotros.

En esta web os presento la colección que iré sacando a la venta poco a poco en función de la demanda y de mis posibilidades (tiempo y dinero). Os prometo que voy a intentar tener pronto piezas chulas a la venta, pero toda la colección ahora mismo es física y materialmente imposible. Idme contando qué es lo que más os gusta o qué os gustaría tener, habladme de tallas y colores y lo tendré todo en cuenta para hacer antes unos modelos u otros. Todo lo que os muestro en la web son los prototipos y no están a la venta, los utilizo para fotos y por su puesto los necesito para hacer las piezas finales 😛

Más adelante haré otro post sobre el proceso de elaboración de las joyas de Glassic. Os pondré fotitos del proceso y os contaré algunos secretillos.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *